jueves, 8 de julio de 2010

Humo de colores

Recuerdo claramente y con emoción dos escenas. En la primera te conocí, con un cierto parecido a una chica de la vida real pero no eras ella, eras mejor, porque eras una de mis sueños supongo. Tu piel es clara, pero no un blanco absoluto sino con una pizca de dorado. El cabello negro, hasta un poco más abajo de los hombros, vestías de blanco. Y ahora que escribo no recuerdo si eras la misma que estuvo conmigo en la segunda escena. Te observaba comer comida chatarra y te habías ensuciado toda. Tenías brocitas en todos los brazos, en tu pecho, en los bordes frontera entre lo que veía y lo que imaginaba. Hice una señal para limpiarte y extendiste tus brazos. Una a una fui quitando de una forma tan lentamente de tus brazos cada broza, mientras te seguía mirando fijamente y tu me mirabas con una sonrisa, con picardía, inocencia tal vez, al mismo tiempo te quitabas tu las que habían caído en la parte alta y entre tus senos. Fue una sensación agradable de cercanía.

La segunda escena, creo que vestías verde con blanco, creo que cambio tu rostro. Y tu cabello en vez de negro era castaño oscuro. Pero creo que también eras tú, en otro cuerpo. Estaba contigo y 2 de tus amigas, estaban hablando sobre un problema que tenías, que no eras correspondida. Entonces sin razón justificada aparente te dije: 

- "Practica un beso conmigo."

Sonreíste como si nunca antes hubieras besado. Y así era, lo descubrí al besarte. Nuestros labios se juntaron y tu inseguridad te mantuvo lejos de realmente sentirte, mi lengua entró en tu boca haciéndote una caricia, entonces como tratando de seguirme empezaste a mover la lengua de forma precipitada e incluso graciosa jajaja. Me separé, te miré a los ojos y te dije

-  " Así no, es así"

Y te bese con todo de mí, me respondiste de igual forma, sonreí un poco al ver como aprendiste tan rápido, entregaste igual que yo, nuestras temperaturas subieron y sentí como nuestras almas empezaron a juguetear, humo de colores, sí, sabores brotaron de nuestras bocas y este humo colorido escapaba al exterior. ¡Que magia! ¡QUE BESO! al separarnos como arcoiris danzante el humo mágico se disperso en olores de pasión y luego desapareció para dejar ver tus ojos y decirte.

Yo creo que si estás correspondida. Y tu amor soy yo.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

bellisimoo :-)

Publicar un comentario

☣ No hables muy alto, que me despierto ☣ ;) Gracias.