lunes, 31 de mayo de 2010

Con el lago y el dragón.

Atardecer, una brisa fresca, y el agua a la temperatura perfecta, deliciosa, cristalina, el cielo transformándose en naranja, rosado y violeta, el fondo de rocas, flores, peces y perlas se veía tan claramente que llegaba a dudar de si estaba nadando o flotando. Incluso el sabor del agua era excepcional. Y la velocidad a la que me deslizaba por la superficie era impresionante. Nadaba de orilla a orilla en este infinito y mágico lago de placeres. Y observe al fondo ésta gran masa moviéndose, ese millón de pentágonos, cuadritos con colores inquietos de arcoíris y un fondo azul que apenas sentía la fricción del agua, se abría camino entre las cortinas de la profundidad de éste lago, y yo encantado, aterrado, mirando ese piso mágico moverse en las profundidades. Era un dragón. Al que pude observarle más claramente segundos después de haber salido del agua. Imponente, celestial, mágico, increíble experiencia.

Con el lago y el dragón.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Esto es un sueño.

No es la primera vez que me pasa, puedo recordar claramente aunque sea un par más en los que en mi sueño puedo notar que es un sueño, y como es un sueño puedo hacer lo que yo quiera. Poner en práctica la imaginación.

Éste día estuve caminando, platicando con una amiga, Laura, ella me estaba tratando de contar algún problema pero no hallaba como comunicarse conmigo, tenía unas manchas en el rostro y en los brazos. En lo que llegamos a su casa ella entró rápidamente y se separó de mí, no llegue a saber lo que pasaba, se encontraba su mamá con el rostro rojo de tanto llorar. Pregunté ¿Qué pasa? ¿Puedo hacer algo?

-No quieres estar aquí, lo mejor es que te vayas, por tu bien.

Y me fui. Al caminar pasé por un pasillo en el que se encontraba mi hermano Luis y un muchacho con muchas cicatrices, mientras iba pasando escuche par de cosas (no distinguí nada en realidad) mientras me acercaba me dijeron que me fuera. Entonces me di la vuelta pero logré escuchar. Vamos a tener que matarlo, yo creo que escuchó y mi hermano le dijo. Si.

Empezó una persecución, y mientras caminaba “casi trotando” porque sabía que venía una gran cantidad de hombrecitos a tratar de asesinarme pensé:

-Esto no es real, mi hermano no iría así a matarme, ¡superpoderes vengan a mí!, jajajaja me repetía eso una y otra vez, como 6 veces hasta que por fin deje de huir y di la vuelta estando ya de frente a aquellos mortales que no tenían ni idea que eran creaciones de mi imaginación.

  Fueron como 8, no recuerdo si un poco más, no recuerdo si tenía un cuchillo, yo creo que mis manos las convertí en cuchillas y a cada uno de ellos los fui decapitando, aunque admito que a mi imaginación le falto un poco la parte sangrienta del asunto en esta ocasión. La rapidez con la que me movía era casi hasta borrosa para mí mismo. Y para ellos invisible, un segundo tratando de perseguirme, al siguiente vieron que me les iba a enfrentar y al siguiente, todos… viajando a la cajita de recuerdos de mi consciente.

La velocidad fue muy entretenida, recuerdo la ejecución de uno de ellos claramente, me gusta que a veces en los sueños aunque yo sea el protagonista puedo ver las cosas en 3ra persona, ser una cámara que  se pasea unos 270º mientras se presenta la escena a veces hasta doy varias vueltas. En este caso fue muy rápido.

El sueño no acabó allí, pero definitivamente mi seguridad de que era un sueño sí, se me olvidó y pasaron otras cosas irrelevantes que prefiero no contar.

Krlos Reyna

domingo, 16 de mayo de 2010

La playa y los muebles blancos

Toda esta grandiosa, impresionante y larga colección de muebles blancos componían cada espacio de suelo, y la orilla, un piso perfecto de blanco esponjoso y una infinita cantidad de cubos que aumentaban en número y disminuían su volumen hasta desaparecer bajo las cortinas de un mar dormido, casi sin olas y con una transparencia perfecta. Así comenzó este sueño, caminaba yo con algunas personas por este atardecer que ya estaba a punto de pintarse de naranja.

Había cierta clase de festival, muchas personas se reunían, bebían, reían, hablaban, yo, como cosa rara a veces si no me siento parte del conjunto me separo y eso hice. Camine a la playa, camine hasta que desapareció el ambiente extraterrestre del mar y mis pies sintieron arena, entonces llega ésta chica, linda si, y mucho y me sugiere caminar juntos por el mar. Ese mar en el que caminaba y caminaba, caminábamos y el agua no pasaba de nuestras rodillas.

Llegue a sentir corrientes en mis pies y entonces pude contemplar el reflejo de la arena, y la escarcha de cientos de peces que iban y venían, nos rodeaban y jugaban en su pequeña introducción a las profundidades. Arcoíris, burbujas y espirales se formaban a nuestros pies y susurraba una brisa tenue, casi imperceptible, silencio.

Casi se me olvida que tenia a una chica tomada de la mano, y ella me conversa:

- No sé qué hago contigo la verdad, pero de repente sentí que aunque estemos caminando solos, aunque nuestros pensamientos no se unieran, podríamos seguir al lado, un rato, un rato  nada más… Y sabes..

Mientras seguía hablando se me olvidó la playa, los muebles, los peces y la magia, cuando mire directamente a sus ojos, su sonrisa, y su voz, su risa solitaria, ella seguía su monólogo al que sólo le escuche las primeras 2 líneas… después fue solo blah blah blah… Y la veía y la veía.

Le interrumpí y le dije… ya habrá tiempo de charlar

               Porque desde hoy, 

Sólo caminarás conmigo.

Krlos Reyna



Pd: ¿Cómo pude haber estado tan distraído? A veces atrapamos las sustancias cuando creemos que tenemos la mirada perdida y la mente en blanco, a veces justo cuando respondemos "No es nada, estoy distraído" es el momento en el que nuestro instinto está captando mejor nuestro alrededor. Yo me quede con ella en éste sueño porque algo me dijo que así tenía que ser, fue una adrenalina por atraparla, y ahora que estoy despierto me pregunto si el rostro que estoy viendo es el mismo del sueño, o me estoy equivocando nuevamente, ¿Error de cálculo? ;)