sábado, 28 de agosto de 2010

El gato negro y el cubo blanco


¿Una playa o un desierto?. No recuerdo haber visto el mar, ni haberlo olido, ni haberlo escuchado, probablemente fallaron los detalles. A menos de 50 metros había un par de palmeras y la oscuridad era absoluta. Tres focos daban una pequeña linea de luz que desaparecía demasiado pronto ante la imponente noche ciega, sin luna y sin estrellas.


Sentados junto a las luces charlábamos, de la nada llega un autobús, una familia, un gato, un bebe. Necesitábamos movernos de ese sitio porque los ruidos eran atormentadores y las luces no ayudaban. Sin dudar nos montamos con la extraña familia. Como no había más espacio me senté en un pequeño balcón al final del autobús, aislado, lo extraño era  que no tenía acceso ni hacia el autobús ni hacia afuera. Había que saltar la reja. El espacio era suficiente para recostarme así que lo hice, a mi lado el gato negro tratando de morderme, juguetón pensé yo. Pero en segundos empecé a escuchar voces saliendo de él. El pequeño balcón se convirtió en una sala con piso de mármol y un gato que me invitaba a la oscuridad. No sé por qué pero al parecer a mi subconsciente le gusta jugar con las invitaciones al infierno mientras duermo. Pasados dos minutos de terror y forcejeo  con el gato, me di cuenta que se había convertido en una persona, un monstruo, o que se yo que entidad. Nunca había visto algo así antes. Sus piernas parecían desvanecerse en la compleja irrealidad del lugar. 

Trataba de alcanzar mi cuello para cortarme y yo con las piernas lo pateaba una y otra vez sin tener ningún lugar a donde ir. Éste simpático gato satánico que tanto se esforzaba por matarme o atraerme a su precipicio sufría muchas transformaciones en poco tiempo. Habremos durado unos 5 minutos en eso pero como toda escena de terror y muerte: parece que hubiera sido una eternidad.

De un instante a otro pienso en el sueño: estoy peleando con un gato negro mutante-satánico que habla y he estado en una playa un autobús y una sala de mármol. Ésto es un sueño. Vi a la cara al demonio y me concentré en hacer lo que quisiera de mi sueño.

Desaparecí y aparecía en un cubo absolutamente blanco, radiante, conmigo flotando en todo el centro, me reía. Flotaba daba vuelta y me impulsaba con las paredes. Gravedad cero. Mientras seguía rebotando en las paredes como niño con juguete nuevo estaba recordando lo que estaba pasando con el gato negro. Me preguntaba por qué sabiendo que era un sueño no lo asesiné sino que me vine a un cubo blanco sin gravedad. De repente con eso quiera decir algo mi instinto. Lo ignoro.

Por pura curiosidad y venganza regresé voluntariamente a la escena del gato asesino y lo desintegré con mis pensamientos. Espadas de luz acabaron con él. 

Aquí estoy, sentado en una sala donde presenté el primer examen de no se qué en el cuál no sé por qué todos intentaron copiarse de mí a pesar de que llegue tarde porque una amiga se desmayó en el pasillo. Ya terminé y converso con el profesor sobre lo que estaba soñando. 

Y ahora que estoy realmente despierto, lo vuelvo a contar.

jueves, 8 de julio de 2010

Humo de colores

Recuerdo claramente y con emoción dos escenas. En la primera te conocí, con un cierto parecido a una chica de la vida real pero no eras ella, eras mejor, porque eras una de mis sueños supongo. Tu piel es clara, pero no un blanco absoluto sino con una pizca de dorado. El cabello negro, hasta un poco más abajo de los hombros, vestías de blanco. Y ahora que escribo no recuerdo si eras la misma que estuvo conmigo en la segunda escena. Te observaba comer comida chatarra y te habías ensuciado toda. Tenías brocitas en todos los brazos, en tu pecho, en los bordes frontera entre lo que veía y lo que imaginaba. Hice una señal para limpiarte y extendiste tus brazos. Una a una fui quitando de una forma tan lentamente de tus brazos cada broza, mientras te seguía mirando fijamente y tu me mirabas con una sonrisa, con picardía, inocencia tal vez, al mismo tiempo te quitabas tu las que habían caído en la parte alta y entre tus senos. Fue una sensación agradable de cercanía.

La segunda escena, creo que vestías verde con blanco, creo que cambio tu rostro. Y tu cabello en vez de negro era castaño oscuro. Pero creo que también eras tú, en otro cuerpo. Estaba contigo y 2 de tus amigas, estaban hablando sobre un problema que tenías, que no eras correspondida. Entonces sin razón justificada aparente te dije: 

- "Practica un beso conmigo."

Sonreíste como si nunca antes hubieras besado. Y así era, lo descubrí al besarte. Nuestros labios se juntaron y tu inseguridad te mantuvo lejos de realmente sentirte, mi lengua entró en tu boca haciéndote una caricia, entonces como tratando de seguirme empezaste a mover la lengua de forma precipitada e incluso graciosa jajaja. Me separé, te miré a los ojos y te dije

-  " Así no, es así"

Y te bese con todo de mí, me respondiste de igual forma, sonreí un poco al ver como aprendiste tan rápido, entregaste igual que yo, nuestras temperaturas subieron y sentí como nuestras almas empezaron a juguetear, humo de colores, sí, sabores brotaron de nuestras bocas y este humo colorido escapaba al exterior. ¡Que magia! ¡QUE BESO! al separarnos como arcoiris danzante el humo mágico se disperso en olores de pasión y luego desapareció para dejar ver tus ojos y decirte.

Yo creo que si estás correspondida. Y tu amor soy yo.

jueves, 1 de julio de 2010

En la carretera

Era de noche, y la calle brillaba como recién pasada la lluvia, reflejando el naranja de las luces con un silencio absoluto, casi impresionante. No hacía frío ni había viento, parecía como si la vida estuviera paralizada. Frente a mí una camioneta negra y tu, hermosa, radiante, apareciste a mi lado, me dijiste: Vamos. Y te montaste en el lado del piloto, yo de copiloto, enciendes el auto y arrancas. Me miras y me dices

- ¿De verdad irías conmigo?

Te miro extrañado de tal pregunta, pero respondo con un sí.

Y aceleras, la carretera eran muchas elevaciones consecutivas como en la imagen, puntos ciegos en los que no podría saber si viene alguien o no en el sentido contrario.  Aceleras y te cambias de canal, no recuerdo bien que llegaste a decirme pero sólo me veias a mí ni si quiera al camino. Ya yo estaba un poco asustado, cualquier carro que apareciera en el canal contrario sería una muerte instantánea. Me figuraba si a lo que había dicho que sí era a la muerte.

Seguimos, y de repente el pavor se esfumó y me estaba riendo, estás loca de verdad =) Tú reías conmigo y esta vez ambos veíamos el camino sonrientes, tal vez a la espera de 2 luces sorpresa del otro lado. Pero no, nunca vinieron, lo que si apareció fue una curva sumamente pronunciada y nos estrellamos contra las barandas después de debidamente colearnos con un intento absurdo de girar a esa velocidad.

Chocamos sí, y el carro se detuvo casi en seco con unos árboles, nos vimos, nos reímos y nos fuimos.

pd: A veces me impresiona como un maestro puede llegar a utilizar métodos que pongan en riesgo su vida y la de su aprendiz para hacerle entender una cosa. Pero es que a veces esa es la única forma, yo esa noche me desprendí de la vida. Fue un sueño sí. Pero conmigo todo se mezcla con la realidad :)

Krlos Reyna

lunes, 31 de mayo de 2010

Con el lago y el dragón.

Atardecer, una brisa fresca, y el agua a la temperatura perfecta, deliciosa, cristalina, el cielo transformándose en naranja, rosado y violeta, el fondo de rocas, flores, peces y perlas se veía tan claramente que llegaba a dudar de si estaba nadando o flotando. Incluso el sabor del agua era excepcional. Y la velocidad a la que me deslizaba por la superficie era impresionante. Nadaba de orilla a orilla en este infinito y mágico lago de placeres. Y observe al fondo ésta gran masa moviéndose, ese millón de pentágonos, cuadritos con colores inquietos de arcoíris y un fondo azul que apenas sentía la fricción del agua, se abría camino entre las cortinas de la profundidad de éste lago, y yo encantado, aterrado, mirando ese piso mágico moverse en las profundidades. Era un dragón. Al que pude observarle más claramente segundos después de haber salido del agua. Imponente, celestial, mágico, increíble experiencia.

Con el lago y el dragón.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Esto es un sueño.

No es la primera vez que me pasa, puedo recordar claramente aunque sea un par más en los que en mi sueño puedo notar que es un sueño, y como es un sueño puedo hacer lo que yo quiera. Poner en práctica la imaginación.

Éste día estuve caminando, platicando con una amiga, Laura, ella me estaba tratando de contar algún problema pero no hallaba como comunicarse conmigo, tenía unas manchas en el rostro y en los brazos. En lo que llegamos a su casa ella entró rápidamente y se separó de mí, no llegue a saber lo que pasaba, se encontraba su mamá con el rostro rojo de tanto llorar. Pregunté ¿Qué pasa? ¿Puedo hacer algo?

-No quieres estar aquí, lo mejor es que te vayas, por tu bien.

Y me fui. Al caminar pasé por un pasillo en el que se encontraba mi hermano Luis y un muchacho con muchas cicatrices, mientras iba pasando escuche par de cosas (no distinguí nada en realidad) mientras me acercaba me dijeron que me fuera. Entonces me di la vuelta pero logré escuchar. Vamos a tener que matarlo, yo creo que escuchó y mi hermano le dijo. Si.

Empezó una persecución, y mientras caminaba “casi trotando” porque sabía que venía una gran cantidad de hombrecitos a tratar de asesinarme pensé:

-Esto no es real, mi hermano no iría así a matarme, ¡superpoderes vengan a mí!, jajajaja me repetía eso una y otra vez, como 6 veces hasta que por fin deje de huir y di la vuelta estando ya de frente a aquellos mortales que no tenían ni idea que eran creaciones de mi imaginación.

  Fueron como 8, no recuerdo si un poco más, no recuerdo si tenía un cuchillo, yo creo que mis manos las convertí en cuchillas y a cada uno de ellos los fui decapitando, aunque admito que a mi imaginación le falto un poco la parte sangrienta del asunto en esta ocasión. La rapidez con la que me movía era casi hasta borrosa para mí mismo. Y para ellos invisible, un segundo tratando de perseguirme, al siguiente vieron que me les iba a enfrentar y al siguiente, todos… viajando a la cajita de recuerdos de mi consciente.

La velocidad fue muy entretenida, recuerdo la ejecución de uno de ellos claramente, me gusta que a veces en los sueños aunque yo sea el protagonista puedo ver las cosas en 3ra persona, ser una cámara que  se pasea unos 270º mientras se presenta la escena a veces hasta doy varias vueltas. En este caso fue muy rápido.

El sueño no acabó allí, pero definitivamente mi seguridad de que era un sueño sí, se me olvidó y pasaron otras cosas irrelevantes que prefiero no contar.

Krlos Reyna

domingo, 16 de mayo de 2010

La playa y los muebles blancos

Toda esta grandiosa, impresionante y larga colección de muebles blancos componían cada espacio de suelo, y la orilla, un piso perfecto de blanco esponjoso y una infinita cantidad de cubos que aumentaban en número y disminuían su volumen hasta desaparecer bajo las cortinas de un mar dormido, casi sin olas y con una transparencia perfecta. Así comenzó este sueño, caminaba yo con algunas personas por este atardecer que ya estaba a punto de pintarse de naranja.

Había cierta clase de festival, muchas personas se reunían, bebían, reían, hablaban, yo, como cosa rara a veces si no me siento parte del conjunto me separo y eso hice. Camine a la playa, camine hasta que desapareció el ambiente extraterrestre del mar y mis pies sintieron arena, entonces llega ésta chica, linda si, y mucho y me sugiere caminar juntos por el mar. Ese mar en el que caminaba y caminaba, caminábamos y el agua no pasaba de nuestras rodillas.

Llegue a sentir corrientes en mis pies y entonces pude contemplar el reflejo de la arena, y la escarcha de cientos de peces que iban y venían, nos rodeaban y jugaban en su pequeña introducción a las profundidades. Arcoíris, burbujas y espirales se formaban a nuestros pies y susurraba una brisa tenue, casi imperceptible, silencio.

Casi se me olvida que tenia a una chica tomada de la mano, y ella me conversa:

- No sé qué hago contigo la verdad, pero de repente sentí que aunque estemos caminando solos, aunque nuestros pensamientos no se unieran, podríamos seguir al lado, un rato, un rato  nada más… Y sabes..

Mientras seguía hablando se me olvidó la playa, los muebles, los peces y la magia, cuando mire directamente a sus ojos, su sonrisa, y su voz, su risa solitaria, ella seguía su monólogo al que sólo le escuche las primeras 2 líneas… después fue solo blah blah blah… Y la veía y la veía.

Le interrumpí y le dije… ya habrá tiempo de charlar

               Porque desde hoy, 

Sólo caminarás conmigo.

Krlos Reyna



Pd: ¿Cómo pude haber estado tan distraído? A veces atrapamos las sustancias cuando creemos que tenemos la mirada perdida y la mente en blanco, a veces justo cuando respondemos "No es nada, estoy distraído" es el momento en el que nuestro instinto está captando mejor nuestro alrededor. Yo me quede con ella en éste sueño porque algo me dijo que así tenía que ser, fue una adrenalina por atraparla, y ahora que estoy despierto me pregunto si el rostro que estoy viendo es el mismo del sueño, o me estoy equivocando nuevamente, ¿Error de cálculo? ;)

domingo, 4 de abril de 2010

Por un beso

Hacía tanto tiempo que no te veía, esta vez te conseguí en ese autobús que se suponía me llevaría a la parada en la que tendría que bajar en esta ciudad desconocida. Vestías de blanco, tu rostro claro y tus ojos oscuros me tenían un poco distraído, y todas las palabras que decías se convertían en notas musicales para mis oídos, es una lástima que no te estuviera escuchando realmente. Al llegar a tu parada te bajaste y yo me baje contigo, me preguntaste que si iba al mismo lugar y yo solo pude responderte no me puedo separar de ti, no al menos hasta que sienta el sabor de tus labios. Y te bese, y me besaste.

Luego no pude escapar de allí, ningún autobús se detenía, estaba en un lugar desconocido por una pasión fugitiva de la que no sabía si tendría continuación. Y delincuentes me miraban de una forma amenazadora, como si cargara mucho más que mi vida conmigo. Tal vez jugué demasiado por un beso contigo.

jueves, 25 de febrero de 2010

Mundo Perfecto

Llegando a mi edificio me esperaban para entrar Oliver y Alberto

- Ahh! mira Krlos, ya pusimos unos carros para cruzar hacia la entrada de tu edificio... 

No entiendo

- Si, es que pusieron unas puertas desintegradoras todo lo que las toca desaparece así que con los carros podremos brincar por encima.

Mierda loco!!! ok...

- Si, vamos!

Pasamos entonces por encima de los carros, entramos y todo estaba un poco diferente, todas las paredes estaban de blanco como recién pintadas para establecer un manicomio. Ya adentro llega una pequeña señorita con un uniforme y se para firme frente a nosotros con su cara de aeromosa y dice:
"Bienvenidos al futuro, aquí no verán nada que sea diferente a la perfección, Tienen prohibida la salida o contacto con el exterior hasta que aprendan los establecimientos basicos de una sociedad perfecta. 
Yo soy su asesor, guía, vigilante y castigador asignado y vengo de lugares lejanos a su comprensión. "
No dijo su nombre, yo tan solo pensé en todas las personas que talvez nunca podria volver a ver. 

Que han invadido todos los rincones de la tierra para inyectarle una meta a una raza que al pasearse por los tiempos ha considerado inalcanzable, perfección.

Subimos a habitaciones individuales, todas blancas y acondicionadas, perfectas, limpias iluminadas. Hasta era irreal la limpieza que se paseaba ante mis ojos. Luego de un rato nos enseñan un video sobre errores en la niñez de un ser humano.

Un par de niños jugaban y el mayor se burla del otro al haberle ganado en algún juego, A modo de broma. Y explicaban:
"Ustedes en este momento dirían que se están divirtiendo"
Y de hecho es eso lo que pensaba, que lindo ser niños. 
"Nosotros despreciamos todo tipo de comportamiento competitivo. Cada humillación que viven se convierte en semilla de venganza. Por eso ahora todos serán iguales. Todos iguales y nosotros dejaremos algunos encargados de supervisar el correcto funcionamiento de este nuevo sistema Ya que ustedes:  
No tienen, ni nunca tendrán la capacidad de gobernarse sin corromperse."

martes, 23 de febrero de 2010

Ella

Tu cabello castaño oscuro descansa celestialmente en tus hombros, Y entre ellos una fina tela... Fresca, airosa colgando de tu piel plateada, mi mano se encuentra acariciando tu cintura, sabes que no puedo vivir sin sentir tu aura ondular entre mis dedos. Tus ojos claros, el aire saliendo de tu risa, tus apetitosos cachetes y esa sonrisa, no se de donde has salido, pero da sensacion de que te conozco de toda la vida. Casi puedo detener el tiempo. La brisa y tus detalles. Aqui no acaba este sueño. Pero yo lo cierro con un Te Amo.

miércoles, 10 de febrero de 2010

El fin, el vino

Un pequeño duende, un gnomo, un enano, ¿una figurita de plástico animada que salió de una caja de cereal? No lo se, solo estoy seguro de que era máximo de unos 20 centímetros de alto y estaba corriendo en un mundo extraño. Algo le persigue… yo permanezco omnipresente.

 

Corre… y mira hacia atrás, como las sombras del que le asecha casi le alcanzan, llega a una montaña de brillantes manzanas, y salta entre ellas, atraviesa un arbusto justo en la cima de la pequeña montaña manzanas, y desciende deslizándose por ese mar rojizo y sigue corriendo. Así a través de peras, naranjas y cerezas, la misma historia, corriendo, mira hacia atrás como si casi le alcanzara quien le caza, pasa entre todas estas montañas de frutas de una forma tan veloz que casi ni se percató sino a partir de la tercera que todas tenían una desgracia cubierta de olores y fantasía. En todas las siguientes pudo detallar que se veían esqueletos, en cada montaña de diferente forma, casi cubiertos totalmente por las frutas.

 

Y no se detiene, sigue corriendo, hasta parece que se repitieran las montañas y fuera un mini planeta. Y se escucha una voz, un narrador que contaría la parte de la historia que yo no conocía:

 

 

“Era la tierra, y cada especie fue diseñada para que viviera en una montaña con una fruta, cada uno con su fruta respectiva. Todo este sistema cambió irremediablemente por un desequilibrio y todas las especies se empezaron a extinguir comiéndose entre ellos. Animales, humanos y seres fantásticos. Todos destruyéndose. Las plantas dejaron de producir frutos por mucho tiempo, mientras todo se iba acabando. Después volvieron a dar frutos en cada montaña, esta vez, ya se habían acostumbrado tanto a la carne que no eran capaces de comer frutas y morían solitarios en su montaña si no conseguían alguien a quien comerse, o alguien que se los comiera. A los seres humanos les habían tocado Uvas… sólo comer uvas, pero no se conformaron con ellas sino que inventaron el vino, y con esto el exceso. El alcoholismo, les hizo cometer locuras y desorden, se atrevieron a salir de sus montañas a invadir otras y probar, comer lo que se les atravesara impulsados por la ebriedad.”

 

¿Que sentido podría tener? Llegó el apocalipsis a mis sueños por culpa de humanos y Vino. Ahora

una tierra de colores, llena de vida frutal, y una oscuridad paralela rellena de fantasmas carnívoros de una era pasada, sentenciados. El fin de todo lo que se movía, la paz para todas las plantas. ¿Que sentido podría tener?… Tal vez todos debamos echar raíces para dejar de hacernos daño.

sábado, 6 de febrero de 2010

Madera

He estado un poco enfermo, sin embargo hoy tengo un poco de fuerzas así que contaré una parte de un sueño de hace 2 noches.
Huir! huir! No, no todavía, estábamos los 3 hermanos, correteando por los pasillos y misteriosos pasadizos en ese lugar con ambiente de pirámide egipcia, arena, y una iluminación dorada, doradita con un toque de rojo. Cálida a la vista, y reíamos. Corríamos, jugábamos, huíamos?

Llevo la ventaja y me regreso para asomarme por la ultima puerta que he pasado, a ver que tanta ventaja les he sacado. Allá están, uff si que estoy ganando. Mientras se despliega una pared de piedra y veo un pasillo, una sombra, un arco, una flecha que paso cerca de mis ojos. Y me cubro. Trato de gritarle a mis hermanos… corran!!! pasen rápido, pero el miedo me ha dejado sin aire. Está oscuro. Estoy Sin voz! el pavor no me deja gritar, y ellos justo se detienen antes de cruzar la puerta que está de frente al pasillo, frente a la sombra, la flecha, y el arco.

Pasa el primero de mis hermanos y la flecha atraviesa su pecho, como lo hace una bola de plomo en un vaso de agua… sin resistencia, sublime, una muerte sorpresiva, triunfal. Aún no se había percatado y tenía la misma sonrisa, y pasa mi otro hermano, si trato de salvarle, si me atravieso, pasaremos al otro lado los dos, y no puedo gritar, no puedo gritarle, él logra ver al frente aquel cuerpo cayendo, e intenta voltear para no poder mirar si quiera, la flecha ya estaba donde tenia que estar, en la coordenada perfecta, altitud y latitud de muerte instantánea. Y yo… la vi… la vi con tal detalle que hoy solo recuerdo claramente esta imagen.

La flecha, como bambú y piedra brillante con manchas negras, una textura pulida perfecta a la vista, y a la amplificación, como todo, montañas, picos y cráteres, nada parecido a un cilindro perfecto. Cada detalle. Madera, madera fresca y en su punta el acero que abrió camino a través de indefensos… y yo… ¿que ha sido de mí? No se a donde se ha ido el terror, creo que sigo viendo la madera, y la flecha en cámara lenta, creo que estoy huyendo, creo que…
 madera

miércoles, 3 de febrero de 2010

Primera visita al infierno

Una tarde preciosa, el clima fresco, y el sol buscando maneras de acostarse. Yo, caminando por una vereda entre edificios de ladrillos rojizos, escuchando el vaivén de los autos pasando por la calle. Me quedo detallando un poco este carro azul claro que parece traído de los 80, y esta sospechosa mujer, parada en frente. Como la loca poseída de la película actividad paranormal.

En efecto, era la loca poseída de actividad paranormal, Ja!… ¿que hace esta aquí? Que iba a saber yo, pero me estaba viendo fijamente y no parecía ser con intensiones seductoras. Estoy muy cerca, y a ella a leguas se le nota la intención de caerme encima, en mi mano derecha cargo un cuchillo, ni me voy a preguntar que hacía yo con un cuchillo, es obvio. La mujer se me abalanza encima y yo la esquivo, damos un par de vueltas alrededor del carro azul, como juego de niños. Después me decido, o la mato o me mata, así que mejor luchar. Sin mayor dificultad ya había acariciado a fondo su cuello, y observo claramente una sombra salir hacia arriba, Badariel, el demonio responsable de su locura, la sombra se aleja rápidamente hacia el cielo, mientras yo no puedo evitar soltar una carcajada y grito…

- jajaja quien es tu papa? AH? chaooo loca, muajajajja

¿Que iba a saber yo que los demonios se picaban? El loco Bad se pico y vino de vuelta, yo me fui en guate jajaja como dirían, me asuste! que iba a hacer… lo vi venir hacia mi… y no podía hacer nada. Se me cerraban los ojos, estaba caminando no se hacia donde, trataba de abrir mis ojos con mis manos pero creo que ni mis manos ya eran mías, solo podía ver a lo chino un pedazo de cielo, mientras seguía caminando. Y empecé a hablarle a Bad, mi querido demonio que me había poseído y le contaba en mis pensamientos que no veo para que andar con esto, lo tuyo no son mujeres? mejor déjame a mi tranquilito.

Badariel: jaja ok

Y me veo en una plaza, un bosque con aceras más bien, a oscuras frente a una iglesia, y él parado frente a mí diciéndome, dale… vete! Esta vez con una forma física visible, algo parecido a un minotauro raquítico. Y veo a mi alrededor, creo no haber visto antes algo parecido, el paisaje era terrestre, pero el cielo era la diferencia, era de un naranja opaco homogéneo, hacia donde mirara, el cielo se veía igual.

- ¿Donde estamos?
- Creo que ya lo sabes, solo preguntas por formalidad, vamos… te voy a presentar a unos amigos, pero no te equivoques.

Lo sigo, entramos a la iglesia y en una mesa estaban sentados 3 demonios más de apariencia similar a la de Bad, sin embargo otro, aparenta mucha más edad y rango, asumí yo, míster Lucifer.

Rápidamente aparecieron dos sillas más y tomamos asiento, salude a todos los presentes, y como que se acercaba la cena. En la mesa solo llegué a ver un pequeño plato ondo blanco y un esqueleto de pescado.

Nunca comimos, uno de ellos dijo: “Tengo como ganas de sexo”…
y Luci se echó a reír y dijo, bueno!! ¿para que estamos aquí? pa’ disfrutaar…
Y empezó a sortear, sacó 5 papelitos y dio uno a cada uno, contenían símbolos… un seno, un culo, cuatro culos, incluso un papel en blanco… al cual no le toco más que las carcajadas de los demás por haberse ganado unos minutos de ocio solitario jajajaja….

Cada uno de nosotros fue a disfrutar de lo que decía su pequeño pedacito de papel, parte de la cual no recuerdo mas detalles que un orgasmo; ni rostros, ni cuerpo, solo lo que decía en el papel, jaja

Increíblemente, aun en esa pequeña casita del infierno habían quehaceres, así que me mandaron a mi a barrer un salón inmenso lleno de bancos, al parecer ya estaba entrando al club prestigioso de placeres infernales porque ya hasta tenía responsabilidades. Sin embargo, yo proteste.
 
- Acaso no tienen poderes
ustedes? de un soplido pueden deshacerse de toda esta basura, aunque creo que más bien el ambiente polvoriento y con telarañas les queda mejor.

- Bueno, empieza a practicar hijo mío, Bienvenido

Ahí quede yo, estrenando mi carnet de afiliación al club del infierno, tratando de barrer un salón con el poder de mis pensamientos.

Krlos Reyna

martes, 2 de febrero de 2010

No interrumpas cuando hablan.

Bueno, a ver ahora como hago para usar mis habilidades narrativas improvisadas jajaja, a veces mis sueños son muy largos, voy a solo resumir una escena, que todavía me causa risa. =P

En una misión de contraespionaje con superpoderes la situación se tornó tensa, y tuvimos que aplicar el plan de escape. Sobrevolábamos esta pequeña ciudad de enemigos, cuando hemos recordado. Y Alex?…

En la distancia, podíamos ver una concentración de guardias frente al portón principal, y uno amablemente sosteniendo un sable rojo caído de alguna nave de Star Wars muy cerca del cuello de nuestro compañero. La nave ya no aguantaría mucho, nos tocará pelear, así que por decisión unánime haríamos lo que fuera para salvarlo.

La nave se estrella muy cerca, nosotros obviamente acabamos dando brincos ninja entre la multitud, cuando mi visión se hace muy clara, toda la escena, los guardias con sus expresiones de aplicar fuego a discreción, nosotros “rostros insensibles”, escapando de las balas con la velocidad, Alex, de espaldas a su verdugo, escuchando la introducción a la muerte. Y yo… a 10 pasos… es ahora!!! o lo habremos perdido. Cuando al parecer el archienemigo le recitaba las ultimas palabras antes de ejecutarle, yo ya he atravesado su espalda con una daga.

- ¿Estás bien? Le dije.
- Alex: TARADO! ¡¡¡no interrumpas cuando hablan!!!, ¿Que crees que es ético finalizar esta historia épica de enemigos con tu daguita milagrosa por la espalda? Prefiero haber muerto en sus manos, tal vez era mi turno, en esta guerra infinita, en la que nuestras almas se van cambiando de cuerpos, y nos encontramos en todos los enfrentamientos, desde que escribían sobre piedras, pasando por periódicos, tv en escala de grises y protestas por youtube. Siempre hemos sido Él y Yo. La parte y la contraparte de todo con diferentes rostros.

Y yo que creí estar salvando a un compañero, acabe dándole un borrón a una línea del destino.

Krlos Reyna